Friday, November 16, 2018

Seguridad energética y dominio en el siglo XXI, el litio más allá del petróleo y el gas

Seguridad energética y dominio en el siglo XXI, el litio más allá del petróleo y el gas[1]

La búsqueda de la seguridad energética.

Uno de los temas principales que dominaron la discusión energética del siglo XX fue la seguridad energética y fue el desencadenante que en 1974 condujo a la creación de la Agencia Internacional de Energía (AIE), y en 1977 a la creación de la Asociación de Economistas de la Energía, que posteriormente cambió su nombre a Asociación Internacional de Economía de la Energía. Los problemas de seguridad energética estaban en la escena debido a la excesiva dependencia del petróleo importado de regiones inestables después de que en 1973-74 los estados árabes establecieran un embargo de petróleo contra los países que apoyan a Israel en la Guerra de Yom Kippur, y ello se dio juntamente con los recortes en la producción de petróleo y exportaciones de petróleo desde Irán en 1978-79, durante su revolución, y la cancelación de contratos con empresas estadounidenses. Concretamente, fue con el embargo de petróleo de 1973-74 que un grupo de países occidentales acordó la creación de la AIE, diseñada para ayudar a los países a coordinar una respuesta colectiva ante las principales interrupciones en el suministro de petróleo.

Los fantasmas de grandes interrupciones del suministro de energía, en petróleo y gas, motivados por problemas geopolíticos, se mantuvieron altos durante el último cuarto del siglo XX y la primera década del siglo XXI. Y hoy, mientras Arabia Saudita abre la puerta para reducir la producción de petróleo crudo entre los países de la OPEP y los participantes no institucionales, nos quedamos con la idea de que estos fantasmas no han desaparecido.

Desde los años 70, la población mundial casi se ha duplicado, el nivel de vida ha mejorado y hoy es un menor porcentaje de la población la vive en la pobreza. En el mismo período, el consumo de energía primaria se ha más que duplicado, y una gran parte de ese aumento se produce en los países en desarrollo. Tenemos más sed de energía y hemos visto grandes cambios en el poder geopolítico, de norte a sur y de oeste a este, en un entorno con muchas fricciones.

Nuevos buffers para la seguridad energética.

Más allá del gran aumento en la población y el consumo de energía, hay buenas noticias sobre el panorama energético internacional, donde se han agregado importantes amortiguadores de seguridad energética.

Primero, nuevos países, figura 1, algunos con democracias y entornos empresariales muy estables, se han convertido en importantes productores de petróleo y gas, aumentando con ello la diversidad de fuentes de petróleo y gas natural, con nuevos actores como Canadá, China, Brasil, Noruega, quienes agregaron un capa adicional de competencia para la OPEP y productores de regiones políticamente inestables y entornos empresariales muy inestables.

En segundo lugar, la innovación ha permitido el acceso a fuentes de energía primarias que eran inviables hace unas décadas. Ese es el caso de Canadá con sus arenas bituminosas, Brasil con presal y producción de petróleo profundo, Noruega con la producción de petróleo y gas en las condiciones climáticas extremas del mar del norte y, ciertamente, el gran desarrollo tecnológico en fractura de roca y perforación horizontal en los Estados Unidos que revivió su industria del petróleo y gas, entre otros. Además, a esto debemos agregar la mayor seguridad que la tecnología de GNL ha brindado a muchos países, lo que les permite diversificar sus fuentes de suministro de gas natural.

Figura 1: Producción de petróleo

Y en tercer lugar, están los fantásticos cambios tecnológicos que se han producido en el sector de las energías renovables, con una fuerte reducción en los costos de las nuevas fuentes de energía renovables, como la energía eólica y solar para la generación de electricidad, donde sus costos se reducen a un quinto de lo que ese costo fue en 2010, lo que permitió que estas nuevas fuentes de energía se convirtieran en una parte importante de la matriz energética en muchos lugares, desplazando las fuentes de generación de energía convencionales como las plantas de carbón y gas.

Grandes cambios en la red eléctrica.

En los próximos años, esperamos importantes transformaciones en el sector eléctrico, con una mayor penetración de las energías renovables con producción variable. Lo que necesitará un rediseño de la red eléctrica, de la forma en cómo se opera, de cómo se despachan las centrales eléctricas. Y ello necesitará la adición de grandes cantidades de capacidad de almacenamiento de energía / electricidad, aprovechando las nuevas tecnologías. Además, se esperan grandes cambios en el transporte, con una gran penetración de vehículos eléctricos que se conectarán a la red eléctrica, tomando e inyectando energía en ella.

Varios países europeos, Noruega, Alemania, Reino Unido han anunciado que para 2025 y 2030 solo autobuses y los coches eléctricos podrán transitar por sus ciudades. En China, también en las principales ciudades, todos los autobuses de transporte público deben ser eléctricos. En América Latina, Chile está buscando un cambio profundo en su sistema de transporte público con la introducción de vehículos eléctricos.

La digitalización de la red eléctrica es imprescindible para gestionar un número creciente de fuentes de suministro y demandas que requerirán una redefinición de los diferentes mercados de energía y la redefinición de los mercados de servicios auxiliares.

Almacenamiento y la ecuación de litio.

En las tecnologías de almacenamiento para la red eléctrica y las baterías para vehículos eléctricos y dispositivos electrónicos se han logrado grandes mejoras en su densidad de energética y han experimentado reducciones de costos significativos. En baterías para vehículos eléctricos, la reducción de costos ha sido a un quinto de su costo en 2010.

Hoy es demasiado temprano para saber qué tecnología de almacenamiento será dentro de una década, la tecnología de almacenamiento líder para el sector de generación y vehículos. Hoy en día, las baterías de ion - litio son la opción predeterminada para la mayoría de los dispositivos electrónicos personales y la mayoría de los automóviles eléctricos. Hoy en día las baterías de ion - litio son más baratas dada su densidad energética.

Si bien existen otras tecnologías emergentes que podrían impugnar el liderazgo de las baterías de ion - litio, como las baterías de estado sólido, los supercondensadores y las celdas de combustible de grafeno, aún no están en una etapa de desarrollo económico para ser competitivos.

¡Quienes sean los ganadores, es difícil de saber! Sin embargo, debemos permanecer alertas sobre la disponibilidad de recursos y materiales que soportan estas diferentes tecnologías.

Si las baterías de ion - litio son y sigan siendo la tecnología de almacenamiento líder, es importante preocuparse de si hay suficiente litio para respaldar un fuerte aumento de su demanda y también la confiabilidad de las fuentes de litio. ¿Cuánto litio está disponible hoy, y dónde está?

Como se muestra en la tabla 1, solo cuatro países concentran el 96% de la producción de litio y las reservas de litio. Chile se mantiene como el país líder en reservas, con el 44% de las reservas mundiales, y uno de los dos países que lideran la producción de litio en el mundo. Chile y Australia representan el 76% de la producción de litio en 2017; y en los niveles de consumo de 2017, las reservas mundiales actuales de litio pueden durar más de 350 años.

Hoy en día, aproximadamente el 46% de la producción de litio se utiliza para baterías, y se espera que las baterías para la revolución de la electromovilidad.

Entre 2016 y 2017, la producción de litio aumentó un 13%, y para 2025 su consumo puede duplicar fácilmente el consumo de 2017.



El litio como recurso estratégico.

Chile es un país líder en América del Sur, que ofrece el entorno empresarial mejor calificado de la región según el informe Doing Business del Banco Mundial 2019, en la posición 56 entre 190 economías, y ofrece uno de los mejores entornos para inversiones en el sector minero, en la octava posición según el índice de atractivo de inversión para el sector minero elaborado por el Instituto Fraser.

Además de su entorno comercial favorable, Chile fue favorecido con grandes reservas de litio, que se encuentran en salmueras por debajo de las superficies de sal plana en el desierto del norte del país. Para su extracción, solo se necesita el uso de la superficie plana de sal sólida del desierto y el sol para que se produzca la evaporación. En contraste, las reservas de litio de Australia se encuentran en fuentes de roca dura, lo que las hace más caras de procesar que las salmueras.

A finales de 2017, el suministro global de litio estaba dominado por seis productores: Albemarle, SQM, Tianqi, FMC, Orocobre y Galaxy Resources.

SQM de Chile y Albemarle de EE. UU. son las únicas empresas en Chile que han tenido contratos vigentes desde la década de 1980 para extraer litio. Estos permisos fueron otorgados por la Corporación para el Fomento de la Producción (Corfo), que, en nombre del Estado, ha determinado qué proyectos pueden operar.

La compañía china Tianqi Lithium Corporation tiene una participación del 51% en la compañía australiana Talison Lithium, el 49% restante de ella está controlado por Albemarle; y recientemente Tianqi compró el 26,1% de las acciones de SQM. Para Tianqi, estas participaciones, además de otras participaciones que tiene sobre las reservas de litio en otros lugares, la lleva a mantener un controlar en cerca del 70% del mercado mundial de litio, un componente que hoy en día es un ingrediente estratégico para las baterías y el desarrollo de una industria de automóvil eléctrico de clase mundial.

Además, Tianqi con Albermarle, a través de la empresa conjunta Talison, ya controla la mitad de la propiedad de otros depósitos de litio en Chile, Siete Salares, que incluye concesiones de exploración minera, aún no explotadas, en un área de 152 km2, y de prosperar este proyecto, podría convertirse en la segunda reserva de litio más grande de Chile, después del Salar de Atacama, donde SQM y Albemarle tienen sus operaciones en el país.

Todas las autoridades antimonopolio en Chile expresaron no tener ninguna preocupación principal y aprobaron la entrada de Tianqi Lithium Corporation en la propiedad de SQM. Aunque, el fiscal económico nacional, que también apoyó la entrada de Tianqi en la propiedad de SQM, ha reconocido en el Congreso chileno que existe un acuerdo entre Albemarle y Tianqi para dividir el mercado mundial de concentrado de litio.

Uno de los principales riesgos que puede enfrentar Chile con esta operación corporativa es la determinación de los precios de transferencia, ya que Tianqi tiene una estrategia para ampliar su negocio al resumir las actividades ascendentes y descendentes en las industrias de litio, y por el impacto que la coordinación de los jugadores globales podría tener en deprimir los precios de venta para el país. Donde, el país podría comenzar a comercializar litio a costos más bajos que los del mercado, afectando negativamente los impuestos y las regalías que el gobierno chileno podría cobrar de las ventas, y también afectando negativamente a los accionistas minoritarios de SQM a nivel local y en el extranjero.

Por el lado de la economía global, está el riesgo del poder de mercado que se puede ejercer en productos de litio con la concentración de su producción en unas pocas grandes empresas con una participación de más del 70% del mercado.

El interés de China de tener influencia en la industria chilena de litio es lógico, dado el fácil acceso al recurso y su bajo costo de producción, en comparación con los costos de producción de litio en otras regiones, lo que le dará a la industria china una importante ventaja competitiva en baterías y en la industria del automóvil eléctrico.

Un funcionario gubernamental de alto nivel de Chile confirmó que la autoridad está trabajando en un plan para asignar nuevos contratos de producción de litio a los inversionistas interesados, ello con el fin de dar un impulso adicional al desarrollo de la industria, y está buscando nuevas asociaciones que traigan más que solo una actividad extractiva y de mucho más valor agregado a la industria chilena del litio. Pero, cualquier nueva actividad de extracción en este lugar, podría tardar muchos años en materializarse.

Como se observó en el informe del Servicio Geológico de EE. UU. “La seguridad del suministro de litio se ha convertido en una prioridad para las empresas de tecnología en los Estados Unidos y Asia." Se han seguido estableciendo alianzas estratégicas conjuntas entre compañías de tecnología y compañías de exploración para garantizar un suministro confiable y diversificado de litio para los proveedores de baterías y fabricantes de vehículos".

En esta nueva industria, los jugadores asiáticos se están moviendo rápidamente y con estrategias decisivas para tomar el control de los recursos, expresando su reconocimiento de que el acceso a los recursos y el liderazgo de las tecnologías energéticas avanzadas deben ser una prioridad para la seguridad y el dominio de la energía en el siglo XXI.

No comments:

Post a Comment