Thursday, April 13, 2017

No+ Impuestos: por qué la reforma al sistema de pensiones no se debe apartar del sistema privado de capitalización individual


Como afirmé en dos columnas anteriores, “NO+ Reparto: por qué es inviable el sistema de reparto hoy” y “SI+ AFP: por qué el sistema de capitalización individual es la ruta correcta”, el año ’80 Chile tomó la decisión correcta de sustituir el sistema de pensiones basado en un mecanismo de reparto por uno de capitalización individual administrado por empresas especializadas privadas.

El actual gobierno ha anunciado cambios al actual sistema de pensiones, donde propone subir la cotización individual en un 5% adicional y que ésta sea administrada por una nueva entidad estatal autónoma. Ese 5% adicional iría en un 2% a un seguro de ahorro colectivo, y el otro 3% a las cuentas individuales de los trabajadores.

El crear una nueva entidad estatal para administrar la cotización adicional, aumenta los costos de operación del sistema y disminuye los retornos esperados sobre el fondo al que pueden aspirar los cotizantes.

El estado ha mostrado no tener competencias para administrar de manera eficiente los recursos y menos en obtener una mayor rentabilidad de ellos. Por ejemplo, en los últimos tres años, la rentabilidad real anual promedio obtenida por los fondos administrados por las AFP es de 4,93% promedio simple de los fondos A a E (A 5,95%; B 5,47%; C 5,15%; D 4,35%; E 3,75%), lo que se compara favorablemente con la rentabilidad real estimada de 0,16% anual lograda por el Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES), o la rentabilidad real estimada de 1,44% del Fondo de Reserva de Pensiones (FRP), que partió el 2007. Aún más, durante los últimos tres años, los pequeños aportes que la autoridad ha realizado al FRP han sido financiados con retiros del FEES. Más allá de las estrategias de inversión conservadoras del FEES y del FRP, su retorno esperado es significativamente menor que los fondos más conservadores administrados por las AFP, fondo D o E.

El valor de los fondos de los trabajadores administrado por las AFP, en marzo llegó a los 123.414.480 millones, aumentando en $ 13.159.135 millones en un año, por las cotizaciones y la rentabilidad obtenida. Por su lado, el FEES, que partió el año 2007, desde su creación ha contado con aportes por US$ 21.765,71 millones, y ha sufrido de retiros por US$ 10.852,81 millones. Y, hoy, su valor alcanza a los US$ 14.048 millones. Del total de retiros que se han efectuado desde el FEES, US$ 9.277,71 millones fueron retirados el año 2009, año de elecciones presidenciales. En el caso del Fondo de Reserva de Pensiones, este hoy acumula US$ 9 mil millones, y por ley a partir de este año permite al Fisco retirar cerca de US$ 600 millones para financiar el Pilar Solidario de Pensiones (pensiones básicas solidarias -PBS- y aporte previsional solidario -APS-). Y, donde, hasta el año 2016, los recursos para costear el pago de estos beneficios estaban contemplados en el presupuesto fiscal. Hoy, está por verse cómo manejará el Ministerio de Hacienda de esta fuente adicional de financiamiento que permitirá movilizar recursos adicionales en un año de elecciones presidenciales.

La cotización de un 2% adicional que iría a un seguro de ahorro colectivo es un nuevo impuesto al trabajo, un impuesto regresivo. Y, de concretarse, afectará en mayor medida a los trabajadores, a la clase media, y a todos los que dependen de un salario para vivir. El anuncio presentado por la autoridad, enfatiza el aumento del aumento de la cotización de un 5% adicional, pero nada dice respecto de aumentar los aportes del estado al Pilar Solidario, y financiar ese aporte disminuyendo el gasto público o haciendo un uso más eficiente de los recursos.

La cotización adicional de 5% debe ir íntegramente as las cuentas de capitalización individual de los trabajadores, estos recursos deben ser heredables, e individualmente son los trabajadores quienes deben decir que administradora de fondos de pensiones debe administrar sus recursos. La creación de una nueva entidad estatal autónoma sólo aumentaría los costos del sistema, y no va a generar mayores rentabilidades que las que pueden entregar las Administradoras de Fondos de Pensiones especializadas en la administración de carteras.

El lograr mayores niveles de eficiencia, competencia, y entregar mayores pensiones a los trabajadores no se resuelven con la creación de un nuevo ente estatal autónomo. Si no más bien, estos objetivos se logran aumentando los espacios de competencia entre las AFP, y llevando a la economía por una senda de crecimiento económico sostenido, de generación de más y mejores empleos en el sector formal; y no con políticas que frenan el crecimiento y llevan a una mayor informalidad y precariedad del mercado laboral, lo que finalmente va a repercutir en una mayor demanda de asistencia social sobre el estado.

La historia de Chile ha demostrado que es fácil y tentador para quienes están liderando el aparato estatal disponer de los recursos de terceros, y la historia también ha demostrado que en un sinnúmero de ocasiones no han sido buenos en administrar esos recursos en beneficio de los gobernados.

Les dejo una pregunta para comentar: ¿conlleva la propuesta de la autoridad un alza de impuestos?

No comments:

Post a Comment